27 de Abril del 2017

I have 10 years of experience climbing and guide professionally. I’ve used climbing guides all over Europe, Asia, North America, and South America. I used Carmiñe Costoya’s climbing topos for La Mina. I hadn’t been to La Mina before, so it was a true test for her work! Carmiñe’s topos for La Mina are professionally done, the organization is appropriate for the complexity of the area, and the photographs are extremely helpful.

Carmiñe’s topos provide well thought out maps of getting there, with a photo of what you will be looking at, to be 100% certain you are in the correct place. The access and hiking descriptions are detailed, but not overly complex. The photos of all the sectors of different areas are helpful when at La Mina.

The best part of Carmiñe’s guide are the color coding of the routes. I’ve never seen it before. It took some getting used to, but it really helped identify where harder or easier sectors were. For instance, if someone wanted to only climb 5.10 routes, which is quite common, instead of going through each route in the guide and finding the corresponding grade, one can quickly look at the colors on the page and visually see where the best place to climb is. The addition of the amount of quick-draws needed for each route, in the N + 2 format, is essential and very helpful.

An improvement could be made to calculating the distances of routes, especially in multi-pitch routes. This would allow the user to know if they should use one or two ropes on descent. However, the formatting is logical as La Mina is primarily a single-pitch venue, and multi-pitch and rarely done.

Thanks a lot for letting me use the topos, they are wonderful!

- BRADLEY WARD,
Guía Profesional Norteamericano de Montañismo y Escalada.

30 de Mayo del 2017

Considero que el proyecto Rutero de Carmiñe Costoya responde a una necesidad actual de entregar información precisa de las rutas de Escalada de la zona central de Chile. Actualmente es difícil encontrar topos con buena calidad gráfica de las rutas de Escalada para algunos sectores típicos, pero la información que entrega Rutero viene a llenar ese vacío pues es clara, concisa y de muy buena calidad visual.

El trabajo desarrollado por Carmiñe en La Mina y en Las Melosas, sin duda será usado por mucha gente pues la Escalada Deportiva es un deporte bastante popular actualmente, esperándose que crezca aún más el número de seguidores a futuro. En este sentido, es esperable que el proyecto Rutero se potencie aún más con la llegada de nuevos escaladores. Solamente mencionar que la Escalada Deportiva actualmente es practicada prácticamente en todas las universidades y está en la malla de ramos de ciertas carreras como Ecoturismo y Educación Física.

Analizando el proyecto, me parece positivo que se entregue información de dos sectores distintos en términos de “ambiente” de Escalada. La Mina es un sector enclavado en la cordillera, más hostil, pero con rutas de muy buena calidad. Por otro lado, Las Melosas es un sector más acogedor donde hay bosques y en un ambiente precordillerano. La información entregada para cada ruta es la apropiada: número de chapas, largo, grado en escala francesa y americana. Además, se coloca símbolo de exclamación cuando hay alguna advertencia importante para la ruta, lo cual es muy bueno. La simbología para el grado, por colores y símbolos, es atípica y tal vez cueste un poco acostumbrarse a primera vista, pero con el uso permanente de la guía me parece que este problema debería desaparecer. La fotografía del proyecto es muy buena, eso es lo más importante de un topo, pues se debe identificar claramente el trazado de la Escalada, y esto se cumple en Rutero, pues las fotos son claras y la línea a seguir está muy bien marcada.

En resumen, un muy buen proyecto, específico de una actividad como la Escalada Deportiva que no es muy conocida actualmente pero que está creciendo rápidamente. La información entregada en el proyecto es la apropiada, y ésta se presenta con buena calidad de imágenes.

- ALEJANDRO MORA,
Montañista y Escalador, reconocido internacionalmente por realizar el segundo ascenso chileno al Cerro Torres y por conquistar la cumbre de la Aguja Guillaumet (Argentina), primera ascensión chilena en solitario en la Patagonia.